La aventura de ir al cole…

Así empieza un artículo reciente cuyo tema principal es las dificultades que tienen que pasar miles de niños de todo el mundo para llegar a clase. Cruzar ríos en canoa, andar entre minas, como observadores de la violencia son algunos de los escenarios que de tan cotidianos les llegan a parecer normales, es la realidad en la que viven.

¡Al cole, no! es otro título que muestra cómo en occidente “la alerta” está en las lágrimas, el insomnio, y la angustia que reflejan la fobia escolar o el temor por la separación de los padres y la pérdida de la seguridad afectiva.

Os propongo un vídeo que lo dice todo sobre qué actitud tener ante ese primer día de cole. Esforzaros porque los días previos sean normales, sin una cuenta atrás, pero ese día dedicarle todo el tiempo necesario, levantaros con el tiempo suficiente para no tener prisa, involucraros todos, que no se sienta solo, y como siempre digo, que vuestra cara les de confianza, no mostréis vuestra angustia por la separación, por cómo ha pasado el tiempo, etc (para angustias es como en colores, de todos los gustos).

Debe ser un día feliz para todos, despediros con un plan para por la tarde, no un premio por favor; conozco el caso de un niño que como ya no le salían las lágrimas al quedarse en el cole, pedía regalo para salir de él.

Pero sobre todo, sobre todo, no hagáis un drama, no es un drama. Es fantástico tener la oportunidad de ir a un sitio dónde te van a cuidar, enseñar y además vas a tener la oportunidad de hacer un montón de amigos, esos de los que te acordarás siempre.

¡¡Ánimo, empieza el cole para todos!!

 

Anuncios